top of page
  • Writer's pictureVeronica Flamenco

La visión del infierno

Muchos catequistas, padres de familia y aún sacerdotes no hablan de la realidad del infierno a los niños (ni tampoco a los adultos) porque "los puede traumar", porque no se les puede "inculcar miedo" ó porque simplemente ellos no creen en el fuego eterno... Sin embargo, la Virgen de Fátima no se limitó en mostrarles una visión aterradora del infierno a los tres partorcitos que les reveló las trágicas consecuencias que trae la falta de arrepentimiento y lo que espera en el mundo invisible a quienes no se convierten.


“Mientras Nuestra Señora decía estas palabras abrió sus manos una vez más, como lo había hecho en los dos meses anteriores. Los rayos de luz parecían penetrar la tierra, y vimos como si fuera un mar de fuego. Sumergidos en este fuego estaban demonios y almas en forma humana, como tizones transparentes en llamas, todos negros o color bronce quemado, flotando en el fuego, ahora levantadas en el aire por las llamas que salían de ellos mismos junto a grandes nubes de humo, se caían por todos lados como chispas entre enormes fuegos, sin peso o equilibrio, entre chillidos y gemidos de dolor y desesperación, que nos horrorizaron y nos hicieron temblar de miedo (debe haber sido esta visión la que hizo que yo gritara, como dice la gente que hice). Los demonios podían distinguirse por su similitud aterradora y repugnante a miedosos animales desconocidos, negros y transparentes como carbones en llamas. Horrorizados y como pidiendo auxilio, miramos hacia Nuestra Señora, quien nos dijo, tan amablemente y tan tristemente: ‘Ustedes han visto el infierno, donde van las almas de los pobres pecadores. Es para salvarlos que Dios quiere establecer en el mundo una devoción a mi Inmaculado Corazón. Si ustedes hacen lo que yo les diga, muchas almas se salvarán, y habrá paz’ ”.


Luego, después de la visión, María les indicó una oración esencial para ayudar a los pecadores: “Cuando ustedes recen el Rosario, digan después de cada misterio: Oh Jesús mío, perdona nuestros pecados, líbranos del fuego del infierno, lleva al cielo a todas las almas, especialmente a las más necesitadas de tu infinita Misericordia”. Lucía.


Dios es Misericordia infinita pero también es Juez justo.

Si el Cielo existe el infierno también.


Oh María, abogada nuestra, ruega por la salvación de nuestras pobres almas.


437 views0 comments

Recent Posts

See All

Commentaires


bottom of page